calçots, calsotada

Calçots: Origen, cultivo, beneficios y recetas exquisitas

temporada de calçots 2024

Imagina por un momento que una cebolla y un puerro tuvieran un bebé en una tierra mágica llamada Cataluña. Bueno, pues ese bebé sería nuestro querido calçot. Pero espera, no es solo una cebolla alargada o un puerro en esteroides; es mucho más. Los calçots son como la versión rockstar del mundo vegetal: se visten de blanco, son largos, delgados y tienen una historia tan interesante que hasta merecerían su propia serie en Netflix.

Se caracterizan por tener una longitud de 15 a 25 cm y un diámetro de entre 1,7 y 2,5 cm. Durante su crecimiento, los brotes de cebolla son amontonados con tierra para obtener un tallo blanco y tierno, que es la parte comestible y la que los hace tan especiales.

Bien, aquí viene la gran revelación, como cuando descubres el nombre real de un superhéroe. Sabemos que los "calçots" son prácticamente la realeza en Cataluña, pero ¿qué pasa cuando cruzan las fronteras lingüísticas? Prepárate, porque la identidad secreta de nuestros amigos alargados es… redoble de tambores… "cebolla tierna" o "puerro joven". Sí, lo sé, suena menos glamuroso que "calçots", pero mantén la mente abierta.

Ah, amigos, estamos ante una de las grandes preguntas de la humanidad, justo después de "¿Qué había antes del Big Bang?" y "¿En el frigorífico, la luz se apaga realmente cuando cierras la puerta?". La temporada de calçots es ese mítico período del año que convierte a Cataluña en el escenario de un ritual culinario que, sinceramente, debería ser patrimonio de la humanidad.

Marcando el calendario

Así que, saca tu calendario, tu agenda, o hazte un tatuaje conmemorativo si es necesario, porque la temporada de calçots generalmente arranca a finales de otoño y dura hasta principios de primavera, concretamente de Enero a Marzo. Estamos hablando de ese dulce momento que va desde noviembre hasta abril, cuando estos tallos tiernos están en su apogeo, gritando "¡cómeme!" desde las parrillas.

La temporada de calçots es más que un período del año; es una celebración de la vida, del buen comer y del estar juntos. Desde el momento en que el primer calçot asoma la cabeza hasta el último adiós en la parrilla, cada calçotada es un recordatorio de que las cosas buenas merecen ser esperadas. Y recuerda, la temporada de calçots es también la temporada de la alegría. Así que, ¿estás listo para ensuciarte las manos y el alma de felicidad?

El viaje del calçot de ser una modesta semilla a convertirse en la estrella de las calçotadas es digno de una epopeya agrícola. Aquí te contamos cómo sucede este milagro vegetal, en versión breve y con un toque de humor.

El comienzo primaveral

Todo empieza en la primavera, cuando las semillas de calçot son plantadas con esperanzas y sueños. Este es el primer paso hacia su destino glorioso.

La magia del amontonamiento

A medida que crecen, se les mima con una técnica especial llamada "amontonamiento", es decir, se les cubre con tierra para asegurar que sus tallos se blanqueen y suavicen. Es un poco como arroparlos para asegurarse de que crezcan fuertes y protegidos.

La gran cosecha de otoño

Tras meses de cuidados y espera, llega el otoño y con él, la cosecha. Este momento marca el final de su viaje en el campo y el inicio de su aventura en nuestras mesas.

Desde la tierra hasta la mesa, el proceso de cultivo y cosecha del calçot es una narrativa de dedicación, tradición, y paciencia. Cada calçot que degustamos es el resultado de un largo proceso lleno de amor y cuidado por parte de los agricultores. Así que, cuando saborees este manjar, recuerda el viaje extraordinario que ha realizado.

No solo tienen un sabor delicioso, también ofrecen numerosos beneficios para la salud. Estas cebollas tiernas son ricas en vitaminas y minerales, lo que las convierte en un alimento altamente nutritivo.

  • Aportan vitamina C, esencial para fortalecer el sistema inmunológico y combatir enfermedades.
  • Contienen vitamina A, que beneficia la salud de la piel, los ojos y las mucosas.
  • Son una buena fuente de vitamina K, necesaria para la coagulación sanguínea y la salud ósea.
  • Presentan altos niveles de fibra dietética, que promueve una buena digestión y previene el estreñimiento.
  • Ofrecen minerales como el potasio, que ayuda a regular la presión arterial, y el calcio, fundamental para la salud de los huesos y los dientes.

Además, se ha descubierto que los calçots poseen propiedades diuréticas, lo que favorece la eliminación de líquidos del organismo. También se les atribuyen propiedades tonificantes, que ayudan a mejorar el estado general del cuerpo.

En la gran liga de las calçotadas, el número mágico de calçots que una persona puede hacer desaparecer varía más que los ánimos en un partido de fútbol. Pero, para entrar en números, la tradición dicta que entre 10 a 12 calçots por persona es un buen punto de partida.

Claro, esto es solo una base; hay quienes, movidos por el fervor de la salsa romesco y la alegría del momento, elevan esa cifra a territorios legendarios. Y luego están los novatos, aquellos que con un par se dan por vencidos, dejando más para los valientes.

Así que, ¿la respuesta? Depende de tu hambre, tu amor por los calçots, y quizás cuánto te importe ensuciarte un poco (o mucho). Al final del día, una calçotada es menos sobre números y más sobre disfrutar la compañía.

DONDE COMER CALÇOTS?

Imagina un evento donde la cebolla se convierte en la reina y tú en su más ferviente admirador. Eso, mis queridos comensales, es una calçotada, la olimpiada del buen comer donde los calçots no solo son la estrella, sino el alma de la fiesta.

Preparativos para la fiesta de calçots: Un despliegue de habilidad y paciencia

Aquí, la preparación es un arte que involucra fuego, una parrilla y un montón de calçots listos para transformarse bajo la atenta mirada de los grill masters. No es cualquier asado, es el preludio a la magia de los calçots, donde cada uno se cocina a la perfección, listo para su gran debut.

El dress code de una Calçotada: Entre baberos y risa

¿Pensabas que esto era un evento formal? Nada más lejos. El uniforme oficial incluye el babero más heroico que puedas imaginar y una disposición a ensuciarte como nunca. Aquí, la elegancia reside en cuánta salsa de calçots puedes manejar sin decorar el paisaje a tu alrededor.

Maestría en el Arte de Comer

Dominar la técnica para disfrutar de los calçots es casi un rito de paso. Seleccionar, pelar, sumergir en salsa y disfrutar. Parece simple, pero cada movimiento es un paso en una danza que solo los más valientes (y hambrientos) pueden ejecutar sin bañarse en salsa romesco.

La salsa romesco: El alma de la fiesta

Ninguna calçotada está completa sin la icónica salsa romesco. Este no es solo un acompañamiento, es el Robin a tu Batman de calçots, la pieza que completa el puzle, haciendo de cada bocado una experiencia inolvidable.

El espíritu de la calçotada: Entre carcajadas y complicidad

Lo verdaderamente especial de una calçotada es el espíritu de camaradería que se crea. Es un evento que une a todos, desde el más tímido hasta el alma de la fiesta, en un ritual de risas, charlas y, claro, competencias amistosas sobre quién puede comer más calçots.

Infinitos recuerdos

Una calçotada es esa experiencia que todos deberían vivir al menos una vez (y luego repetir cada año). No solo se trata de los calçots, sino de la alegría, las nuevas amistades y las historias que contarás una y otra vez. Así que, la próxima vez que te inviten a una, no lo pienses: ve y sumérgete en el delirio maravilloso que es disfrutar de los calçots en compañía.

¿Pensabas que los calçots solo se podían asar? Oh, amigo mío, prepárate para un viaje gastronómico que expandirá tu mente (y posiblemente tu cintura) con las más delirantes y sabrosas recetas de calçots. Porque, ¿quién dijo que la felicidad no se puede encontrar en un plato?

Recetas y platos populares con los calçots

Los calçots son una delicia culinaria versátil que se presta a una amplia variedad de preparaciones y combinaciones. A continuación, te presentamos algunas recetas y platos populares donde los calçots son los protagonistas:

  • Calçots a la brasa: La forma más tradicional y auténtica de disfrutar los calçots es asándolos a la brasa. Después de carbonizar la capa exterior, se retira y se degusta directamente. Puedes acompañarlos con una salsa romesco o salvitxada para realzar su sabor.
  • Calçots en tortilla: Exprime el máximo sabor de los calçots incorporándolos a una deliciosa tortilla. Pica finamente los calçots asados, mezcla con huevo batido y cocina a fuego lento. Esta combinación te brindará una fusión de sabores única.
  • Calçots en tempura: Sorprende con una presentación diferente y crujiente. Baña los calçots en una ligera tempura y fríelos hasta que estén dorados y crujientes. Acompáñalos con una salsa agridulce para resaltar su sabor.
Subir