Saltar al contenido

¡Calçotadas Madrileñas que dejan a Cataluña con la boca abierta!

Calçotadas Madrileñas

En un giro de sabor tan sorprendente como encontrar paella en un sushi bar, Madrid se corona inesperadamente como el nuevo rey de las Calçotadas Madrileñas, eclipsando a la mismísima Cataluña. Las redes sociales están que arden con este inesperado giro gastronómico, trayendo a la luz este jugoso chisme culinario que nos trae Aida Cristòfol el 28/2/2024.

Índice

    “Calçots Madrileños: Cuando Cataluña se encuentra con la Gran Vía”


    El epicentro de este revuelo no es otro que Barra Alta Madrid, un rinconcito gastronómico en el distinguido barrio de Salamanca. Desde su apertura en 2021, bajo la batuta del chef catalán Dani Roca, este local ha sabido fusionar la tradición con un toque de modernidad, sirviendo platos que son una oda a la innovación pero con raíces profundas en la tradición.

    “El babero es opcional: Reinventando la tradición en la capital”


    Imagínate calçots confitados a baja temperatura, bañados en una salsa romesco casera, con un jugo de carne que te hace olvidar tu nombre y butifarra de perol que te transporta a las calles de Valls sin salir de Madrid. O qué me dices de unos calçots en tempura con un pícaro toque de chaat masala, propuestas tan audaces que hasta el más purista catalán tendría que rendirse ante tal delicia.

    “La tempura que desafió a la tradición: Un giro inesperado”


    El verdadero escándalo viene cuando El Confidencial proclama a Barra Alta Madrid como el lugar con “la mejor calçotada” del país, desatando una serie de reacciones encontradas en las redes. Desde incredulidad hasta indignación, las opiniones vuelan como calçots en temporada alta.

    “Salsa romesco: El secreto peor guardado”


    Los comentarios van desde el clásico escepticismo madrileño, “Madrid siempre es la mejor en todo…”, hasta los puristas de la calçotada que claman, “Sin babero ni manchas no hay calçotada”, y aquellos que no pueden evitar soltar una risa, “Esto no es una calçotada. ¿Comer calçots? Sí, ¡pero no es una calçotada, idiotas del pantumaca y alioli!”.

    Pero, ¿qué hace a esta calçotada tan especial? Aparte de la innovación en la preparación, lo que realmente pone a Barra Alta Madrid en el mapa es la utilización de calçots con Indicación Geográfica Protegida de Valls, un sello de autenticidad y calidad que trasciende fronteras regionales.

    Y para aquellos que piensan que Madrid se lleva todo el crédito, Barra Alta tiene un hermano en Barcelona, asegurando que el sabor revolucionario de sus calçots se disfrute en ambas ciudades. En este festín de opiniones, una cosa queda clara: las Calçotadas Madrileñas han logrado lo impensable, unir a puristas y aventureros gastronómicos en una discusión apasionada. ¡Solo en España, amigos!

    Ajustes