Saltar al contenido

Récord mundial de calçots: la increíble hazaña de Adrián Wegrzyn

récord mundial de calçots
Índice

    El triunfo insólito de Adrián Wegrzyn en el récord mundial de calçots

    En una noche llena de giros inesperados y una pizca de excesos, Adrián Wegrzyn, un ingeniero y empresario, se embarcó en una odisea gastronómica que lo catapultaría al título de campeón mundial de calçots. Este singular relato comienza en un bar y nos sumerge en el mundo de los calçots, donde la tradición culinaria se combina con la competitividad en un concurso poco convencional.

    adrian wegrzyn
    adrian wegrzyn

    El inicio de la odisea:

    Adrián Wegrzyn comenzó su aventura en un bar, luego visitó la famosa discoteca Luz de Gas de Barcelona y finalmente se encontró desayunando en algún lugar de la ciudad. Sin embargo, lo que parecía una noche típica en la vida de un joven barcelonés se convirtió en un giro sorprendente cuando decidió participar en un concurso de comer calçots en Valls, Tarragona.

    El camino hacia la victoria:

    En ese concurso inesperado, Adrián Wegrzyn demostró un apetito impresionante al devorar 2,4 kilos de calçots en tan solo 45 minutos, superando a los competidores locales y reclamando el título de campeón de la edición de 2002. Este hito asombroso lo convirtió en una figura legendaria en el mundo de los calçots.

    Una tradición imparable:

    Lo que comenzó como una anécdota embriagadora se convirtió en una tradición anual para Wegrzyn. A lo largo de los años, este ingeniero y amante del rugby ha ganado el concurso en 12 ocasiones, consolidándose como el campeón indiscutible. Su dominio fue tan evidente que las reglas del concurso se modificaron para limitar su participación a cada dos años.

    El desafío de los calçots de Valls:

    El concurso de calçots de Valls es una tradición que se ha celebrado en 41 ocasiones, desafiando a los participantes a ingerir la mayor cantidad de calçots posible en 45 minutos. Cada cebolla debe sumergirse en el tradicional romesco antes de ser pesada. La competencia es feroz y, en ocasiones, hasta dramática, como lo recuerda Wegrzyn.

    campeon de comer calçots
    campeon de comer calçots

    El secreto de su éxito:

    Adrián Wegrzyn, un hombre corpulento, revela que practica el ayuno durante el día y come solo en la cena. Esta rutina le ha ayudado a mantener su peso y su salud mientras se embarca en retos culinarios. Antes de ganar el título mundial de calçots, ya había aceptado otros desafíos alimentarios, como comer decenas de porciones de pizza y hamburguesas en un tiempo récord.

    La fama inesperada:

    A pesar de su éxito en el mundo de los calçots, Wegrzyn nunca anticipó la fama que obtendría. Su historia se ha convertido en objeto de entrevistas en medios catalanes y nacionales, aunque él mismo reconoce con ironía que preferiría ser reconocido por otros logros.

    Consejos del campeón:

    Para futuros competidores en el mundo de los calçots, Adrián Wegrzyn ofrece algunos consejos. Sugiere limpiar la boca con vino y mojar ligeramente los calçots en el romesco. Sorprendentemente, no se prepara de manera especial antes del desafío y evita tomar pastillas protectoras del estómago. Su hazaña más impresionante fue comer casi cuatro kilos de calçots, estableciendo un récord que aún perdura.

    La historia de Adrián Wegrzyn es un testimonio de cómo una noche de diversión puede llevar a un logro asombroso. Su récord mundial de calçots y su pasión por la competencia gastronómica lo han convertido en una figura única y destacada en el mundo de los amantes de la comida. Su consejo y su historia inspirarán a futuros competidores a perseguir sus propios sueños culinarios.

    Ajustes