Saltar al contenido

Receta de calçots a la brasa | Disfruta del sabor ahumado de la tradición catalana

receta calçot a la brasa, calsot a la parrilla, calçots a la brasa
Te presentamos la receta de calçots a la brasa son una auténtica delicia culinaria que destaca por su sabor ahumado y dulce. Aquí tienes una receta típica para prepararlos de manera tradicional y saborear todo el encanto de la cocina catalana.

Ingredientes:

  • Calçots frescos (calcula unos 6-8 calçots por persona)
  • Ramas de sarmiento o leña de vid para la brasa
  • Salsa romesco (opcional, para acompañar)
Índice

    Como se hacen los calçots

     1: Preparación de los calçots

    1. Limpia los calçots: Lava los calçots bajo agua fría para eliminar cualquier rastro de tierra. No los peles, ya que su capa exterior carbonizada aportará un sabor especial durante el asado.
    2. Recorta las puntas: Corta las raíces y las puntas verdes de los calçots para asegurarte de que estén en buenas condiciones para la cocción.

     2: Preparación de la brasa

    1. Prepara la parrilla: Coloca las ramas de sarmiento o la leña de vid en la parrilla o barbacoa, y enciende el fuego. Deja que se consuma parte de la leña hasta obtener una brasa caliente y uniforme.
    2. Distribuye los calçots: Una vez que la brasa esté lista, coloca los calçots sobre ella, asegurándote de que estén distribuidos de manera uniforme.

    La “leña de vid” es un tipo de madera proveniente de la poda de las vides, que son las plantas utilizadas para cultivar uvas y producir vino. Esta madera se obtiene de las ramas y sarmientos que son recortados durante la poda de las vides para favorecer su crecimiento y producción de frutos.

    La leña de vid es apreciada por su capacidad de proporcionar una brasa de calor intenso y duradero, ideal para asar alimentos, como los calçots. Además, al utilizar esta leña en la parrilla o barbacoa, se le agrega un sabor ahumado característico a los alimentos, lo que realza su sabor y aporta un toque distintivo a la cocina. Por esta razón, es muy utilizada en la cocina mediterránea, especialmente en la tradición catalana, para asar calçots y otros platos.

    3: Asado de los calçots

    1. Asa los calçots: Deja que los calçots se asen a la brasa durante unos 10 minutos, girándolos ocasionalmente con unas tenazas para que se cocinen de manera homogénea. Los calçots estarán listos cuando su capa exterior esté carbonizada y tierna en el interior.

    4: Presentación y degustación

    1. Sirve los calçots: Una vez asados, retira los calçots de la brasa y colócalos en una bandeja o plato de servir.
    2. Pelado y disfrute: A la hora de comerlos, toma un calçot por la base y tira suavemente de la capa carbonizada hacia arriba, revelando la tierna cebolla en su interior. Sumerge el calçot en salsa romesco (opcional) o disfrútalo tal cual. Repite el proceso con cada calçot y disfruta de su sabor ahumado y dulce.

    Como saber si los calçots están echos?

    En el arte culinario de los calçots, saber cuándo han alcanzado su esplendor es una cuestión de destreza. ¿Te preguntas “cómo saber si los calçots están hechos?” Únete a nosotros en este viaje sensorial mientras exploramos los indicios que te guiarán hacia la culminación de esta deliciosa creación.

    El ritual de asar calçots es una danza entre el fuego y el tiempo. Observa cómo las llamas abrazan sus capas exteriores, creando una sinfonía de colores y aromas. ¿Buscas señales de que están listos para ser saboreados? Un toque delicado revelará su textura suavemente carbonizada y elástica. La clave reside en el balance entre lo dorado y lo humilde, entre la resistencia y la ternura.

    Los calçots revelan su perfección en una paleta de tonos tostados, un testimonio del arte de asar a la parrilla. Cuando las capas exteriores se retiren con gracia y revelen su corazón tierno, sabrás que el momento culminante ha llegado.

    Este viaje sensorial te empoderará para abrazar la experiencia completa de los calçots. Imagina cómo cada capa suave y ahumada se desliza entre tus dedos, una promesa de sabores ricos y matices sutiles. Cuando están verdaderamente hechos, evocan una sinfonía gustativa que trasciende las expectativas.

    ¿Cómo saber si los calçots están hechos?

    Confía en tus sentidos, en la danza entre lo crujiente y lo tierno, y en la alquimia del fuego que da vida a esta joya culinaria. Sumérgete en la experiencia de los calçots, un festín que celebra la paciencia, el arte y el sabor.

    Los calçots a la brasa son ideales para compartir en una calçotada con amigos y familiares, creando un ambiente festivo y alegre. La tradición catalana cobra vida a través de esta deliciosa receta que te transportará a los sabores auténticos de la región mediterránea. ¡Buen provecho!

    Ajustes